LA AVENTURA DE LA VIDA

Acabo de llegar de pasar una súper semana de vacaciones con mis hijos. Una semana llena de aprendizajes y aventuras.

Mi marido aun trabajaba, y decidí escaparme una semana a la naturaleza, a un lugar recóndito donde la tecnología, la cobertura y móviles estuvieran apagados. ¡Una maravilla! Descansar era solo mi propósito.

Hace poco leí que cuando la tableta, el móvil, etc., están en ON ,nosotros estamos en OFF, de modo que a menudo , en nuestro día a día , ¡vivimos desconectados!

Desde final de curso imaginaba pasar unos días alejada del ruido, las llamadas, los semáforos, los horarios, etc., y conectar conmigo misma. No quería una huida, sino más bien un encuentro. No es negarme a la realidad, es conectar con lo mejor de mí, para conectar con lo mejor de los otros.

Mi hijo Álvaro

En un paraje maravilloso, La Sierra de Las Villas, hospedada en una casita que invitaba a la tranquilidad y acompañada de mis hijos, mis pequeños grandes maestros, he aprendido de nuevo sobre la vida y de todo lo que nos trae en el día a día.

La aventura comenzó antes de partir. Mi hijo Álvaro llevaba dos días con fiebre. En mi habitaba el miedo, la incertidumbre: “¿me voy a ir a mitad de la nada con el niño enfermo?”

Así que me senté, cerré mis ojos y comencé a respirar y a abrazar el miedo, a mi incertidumbre, y tomé la decisión: “confío, me voy. Es una fiebre, llevamos millones de años evolucionando, todo va a salir bien”.

Pasaron dos días más hasta que la fiebre remitió. Es increíble como mi mente, hasta ese momento, se dejaba llevar en la creencia de que la ciudad, mi casa, mis rutinas… me aportaban seguridad y confianza y todos esos escenarios eran necesarios para el cuidado de mi hijo.

Reconocí de nuevo, que solo soy mi conciencia, me ayudaban a abrazar, y aceptar esa incertidumbre, el miedo y encontrar a todos mis apoyos donde quiera que vaya. Mi respiración, mi silencio, y la presencia, para encontrar en el aquí y en al ahora, las grandes respuestas: todo lo que necesito existe ya dentro de mí. Por lo que conectar con esa fuerza que me mueve, me despierta la energía vital que necesito para afrontar “las aventuras de la vida”.

Aprendizaje

Mi hijo solo necesita mi cuidado y mi amor, esté donde esté.

Desde mi adolescencia, la vida ha estado llena de retos, unos más agradables y satisfactorios que otros.

Mi gran aprendizaje: lo importante no es lo que está pasando, sino lo que yo hago, lo que decido hacer con lo que está ocurriendo.

-Elegir el observador que quieres ser en tu vida, solo depende de ti.

– Parar, respirar y elegir en libertad, te da la oportunidad de conectar contigo, con tus intuiciones, escucharte, darte un lugar privilegiado en tu vida y sobretodo, des-identificarte de tu mente. A menudo llena de ruidos, juicios, miedos, y buscando culpables.

Mi hijo Álvaro me enseña desde que nació, a conectar con la confianza que reside en mí. No es el primer episodio donde el pánico se apodera de mi vida.

Nuestro viaje

El resto de nuestro viaje transcurrió sin accidentes y llenos de momentos únicos, como estos:

  • Una piscina en la ladera de una montaña, rodeada de cielo y de insectos revoloteando. Algo muy sorprendente para niños de ciudad.
  • Un río donde nos bañamos, nos tiramos, vimos un lagarto verde precioso…
  • Coger piñas ha sido uno de los mejores entretenimientos.
  • Mañanas de arte. Hemos pintado piedras, conchas, y han sido momentos únicos.
  • Un manto de estrellas espectacular cubría nuestra casita. Además, el viernes acompañados de esa gran luna roja, con la que mi hijo Alfonso se emocionó mucho y Álvaro se asustó.

Yo, que conozco bien ese lugar, que ha cuidado tanto de mi. Me ha visto crecer y me ha apoyado en momentos sombríos y de agotamiento, lo tenía completamente idealizado con la tranquilidad y  el descanso.

Puedo compartir con vosotros, que el ideal se ha caído a mis pies, como nos ocurre a menudo en la vida, creyendo que las cosas van a ocurrir como esperamos. Querer re-vivir experiencias, es solo una idea de la mente, porque la vida es una aventura.

Aceptemos con amor todo lo que la vida nos trae.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *